Foros ›
El Correo Papalegüense (edición online)
Forum Index / Diarios de adestramento
Reply to topic

Author
Message
cK13

Montañés
Montañés
26/11/15
0 Carreiras
1808 Posts
Caldas de Reis
Reply with quote Post Thu, 30 Jul 2020, 12:18
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Correr como si no hubiese mañana y esperar que las lesiones, que ojalá no lleguen, lo hagan en un futuro no deseado de nuevo confinamiento. Tírate al monte de la Luna Papa, y pon la ria a tus pies
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Sun, 02 Aug 2020, 11:16
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Seguimos haciendo monerías.

El miércoles el entreno anduvo sobre los 6,12 kms en un tiempo de 34:34, esto es, metiendo gas a fondo perdido, y el viernes, ayer, 7,66 kms en 43:04, más parsimonioso, aunque sobradamente propasado.

Añádasele a la cocción de estos días, natación y piragua, generosamente espolvoreadas, y tendremos ya un estado de forma rico-rico.

Por desgracia esta mañana, que nos aventuramos en la primera salida de bicicleta digna de ser aquí referida, una hora, me volví a casa con un buen rasponazo en la pierna izquierda, el trompazo y la magulladura que me produjo el contacto sangriento con un murete bajo, sito en uno de los luminosos senderos de la playa del Vao, en la Île d'Arousse, en el que tuve la mala idea de recostarme para prevenir un costalazo todavía mayor.

Afortunadamente sólo quedó en el susto, y el dolor, claro. Mañana, que me levantaré, intencionadamente o no, con el pie derecho, podremos evaluar si ello representará algún problema o demora en la apretujada agenda de los monos aulladores.
Viene, claro que sí, a la memoria el recuerdo de la bicicleta estática, que nunca requería de untarse las despellejaduras con betadine, ni de jugarse el tipo con los, indómitos para un novato, radios de giro de un trasto que ha pasado todo el invierno entre el moho y las telarañas.

Y a decir verdad que plancharse las carnes contra el duro cemento “desconfina” bien y barato.

No, no está siendo un buen día hoy, que mientras esto escribo aún no ha terminado. En la playa, nadando a ciegas, pues este año aún no encontré mis gafas de natación, y ganas cero que tengo de bucear en el trastero, casi le estampo una palada en la cocorota a otro señor que vino a ponérseme (ofrecido) en la calle sin corcheras del ancho mar. Iba yo, eso debo admitirlo, bastante embebido de furia acuática. A poco que uno gana velocidad se cree un tiburón tigre, la foca leopardo, o el cocodrilo ese que peina la orilla en busca de desprevenidos ungulados.

Resulta muy engorroso, en estos tiempos de distanciamientos sociales, venirse encima de un extraño, comprometiendo la libre e inviolable flotabilidad de ambos.

Bueno, y nada más por ahora. Como el tobillo izquierdo me ha quedado un poco aflamencado y bailón, el plan de las próximas horas será de gastar poca pista. Silla de playa, lata de Premium Cola, y que la melanina saque los cuernos al sol.
Otra cosa serán los cuernos de la bicicleta, que durante unos cuantos días, así se me sanen los efectos de la “cogida”, no volverán a la arena del Vao.

Todo ello sin contar los dos o tres coches que me pasaron afeitando. Que se cepillan infinitamente más ciclistas al año que toreros, estos matadores del volante. Y sin embargo, ellos son los valientes, y nosotros unos pobres pringados.

El otro día, en la fiesta de Santiago, nos reíamos porque un ciclista al que adelantaron a lo cafre, y solo para frenar un poco más allá ante la puerta de un supermercado 24h, le echó una reprimenda de padre y muy señor mío a la autora de la maniobra.

matogrosso observó que, en el fondo, el otoñal deportista, y de sienes plateadas, solo quería intim(id)ar, dejar su huella emocional indeleble, en la joven e inexperta automovilista. Yo, a la luz de mis propios acontecimientos recientes, prefiero abstenerme de emitir juicios sumarísimos.

Aunque, bien es verdad que, las hormonas y las postillas purulentas, por lo general, suelen sentarse juntas, y compartir buffet, en el banquillo de los acusados.

Actualización del domingo: Sin novedad en el Alcázar y Pedrín. Proseguiremos pues según el plan previsto de operaciones por tierra, mar y, ay (no lo quiera dios), aire.




Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Tue, 04 Aug 2020, 11:08
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

A pesar de que en un principio los daños de la caída en bicicleta fueron de escasa consideración, finalmente decidí echar el lunes a perros y parar máquinas completamente.

Además de ser una sabia medida de precaución, lo cierto es que el hecho de encontrarme la rueda trasera de la bici pinchada también disuadió lo suyo.

Ahora estoy dudando en si arreglar el pinchazo, parches, cubo de agua y llavines en mano, cosa que no hacía desde mi más tierna adolescencia, de cuando Perico llegaba tarde a las contrarrelojes del Tour, o interpretarlo como una señal del cielo, y darle vacaciones a esta disciplina dentro del programa olímpico de los monos aulladores.

El tema es que mientras no me vuelven los ardores ciclistas, habremos de reorganizar la parrilla deportiva, concediéndole más peso, si cabe, al running.

Así, ayer, dividí el entreno en dos sectores, con la idea de aumentar el tiempo total del mismo, pero sin que ello afecte sensiblemente a los periodos de recuperación.

El primer sector, acompañado por matogrosso, fue, por así decirlo, el de dar más leña. 7,66 kms, en 43:12. Yendo de menos a más, de casa al espigón de aduanas de Corón, a la entrada de las Sinas, subida a la rotonda en la “calletera” (parece ya más una calle que una carretera) Vilagarcía-Cambados, y vuelta al hogar. En el “paseo marítimo” de la Braña, covidiot free, acabamos metiéndole algo de brasa.

El segundo sector lo realicé yo en solitario, con la idea de que fuera una sesión “detox”. Cogí y me dejé llevar, casi aún con la inercia del sector 1, eso sí, al paso de la burra, hasta el espigón nuevo del puerto, desde donde, con la puesta de sol, hay unas vistas espectaculares del skyline de Vilanova.

Allí estuve un rato, adelante y atrás, completando distancias hasta aliviar totalmente la presión de trabajo en la vetusta mecánica papalegüense, sometida este verano a cargas inusuales, pues entre los “ochomiles” y los “monos aulladores” estoy haciendo más kilómetros que el baúl de la Piquer.

Y todo ello para nada. La báscula y los agujeros del cinturón dicen que engordo. ¿Cómo puede ser esto?¿Cómo?... Como…

Ir de espigón en espigón no me va a convertir en una persona espigada, me temo. Aparte de que, por disparatado que parezca, a los monos aulladores, también les “pierde” la tarta al whisky. El permafrost de los michelines.

En fin. Nadie es perfecto. Ni siquiera, su majestad, la señora Minducha.



Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Meigalicix

Super Veterano
Super Veterano
19/02/12
50 Carreiras
2893 Posts
Vigo
Reply with quote Post Wed, 05 Aug 2020, 16:45
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Desde logo, mellor ter por monarca á señora Minducha que a ningunha outra nos tempos que corren...

Que sigades aubeando a gusto polo Salnés adiante.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Thu, 06 Aug 2020, 9:02
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Meigalicix escribió:
Desde logo, mellor ter por monarca á señora Minducha que a ningunha outra.

Desgraciadamente en la línea de sucesión al trono está un poco alejada de la pomada; habría que cargarse a demasiada gente; aunque con la covid, un poquito de metílico en el licor café y una de esas frasecitas psicodramáticas suyas, dicha en el momento preciso, se va despejando el camino.

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Thu, 06 Aug 2020, 9:51
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

En el plano estrictamente deportivo:
Monos a dolor.
De espigón a espigón.
Intox 7,63 kms en 41:39.
Detox 2,29 kms en 16:01.
Ambos con malas piernas pero a pleno pulmón.
Las puestas de sol arousanas me mantienen con la moral alta, pero ha empezado la cuenta regresiva del fin de la vacas, y eso lo cambia todo.
No quiero regresar a mi planeta. Aquí, en el de los simios, soy persona.

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Mon, 10 Aug 2020, 11:34
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Este año los monos aulladores están siendo un poco (o tal vez un mucho) diferentes. De hecho ya tuve una discusión con mi hermano de si este año se les debería llamar así o no. En su opinión, no habiendo las carreras del verano de las que solían ser su preparación, carecerían de legitimidad.

Afortunadamente tras rebatir sus múltiples objeciones conseguí que la denominación de origen “monos aulladores” fuera aceptada, no permitiendo que este desastroso año de pandemias y rebrotes de pandemias, se los llevase también por delante.

Pero, no. Claro que no. Por supuesto que no son los mismos de otros años.

Para empezar, no estamos doblando entrenos de running, y eso, por lo general, solía ser la clave de bóveda del método aullador. Que lloviera sobre mojado. Prohibido descansar. Y de paso jugar a la ruleta rusa con las lesiones.

Solían ser además tiradas cortas o muy cortas, pero eso sí, hundiendo a fondo el pie en el acelerador. Sin comedimientos de ninguna clase.

Todo eso se ha perdido, y sin embargo, aún tenemos que decir que es poco. Porque, además del fastidio, sigue sin quitársenos la cara de tontos de los primeros días del coronavirus, nuestro amigo el coronavirus, cuando nos preguntábamos si de verdad esto estaba pasando.

Algo parecido le sucede, creo yo, al perro que guardaba, calle abajo, la casa de la esquina. Es una construcción muy modesta, ya bastante antigua, pequeña y de una sola planta. Apenas tiene jardín, si es que se puede hablar de tal, con un par de macetones a los lados, junto a galpones desordenados que se levantan a su aire de entre el cemento. En medio de un campo de chabolas no desentonaría, pero tampoco lo haría en el centro mismo del pueblo. Eso que llaman el feísmo, tan nuestro.

Pues bien, como ya digo, dicha propiedad la habita un perro. Qué digo perro, un perrazo. Una tremenda fiera, que, disfrazada de pastor alemán, es mucho más que eso. Ni el imperio prusiano, el austro-húngaro, o la liga hanseática, bastarían para dar a su raza su auténtica dimensión de belicosa superpotencia.

Este animal, que es lo que es, en toda la extensión de la palabra, pese a lo escueto y breve de sus dominios, no duda en arrojarse contra la verja, llevando tras de sí con estrépito la cadena que lo ata, y ponerse a ladrar como un poseso, los ojos inyectados en sangre, luciferinos, colmillos al viento, a todo el que osa acercársele.

No tengo ni que decir que cuando salimos a entrenar, y obligadamente hemos de transitar por ahí, el mal trago, el golpetazo de adrenalina, está garantizado. No importa cuán despacio o retirado hagas tu paso por delante de su siempre atenta mirada. Salta del rellano en el que, como el chucho de las meninas, se suele pasar las horas, los días, y los años, recostado, y transformado en máquina de matar, se va a por ti, con solo esa vieja cadena tintineante y la endeble verja, que un día explotará, de tu parte.

Y esto no es lo peor. Lo malo de verdad viene al regreso, cuando en coronando un repecho bravucón en el que ya vas echando el resto, doblas la esquina, y con el corazón en la boca, sale el monstruo ese, dispuesto a comérsetelo.
Una petit mort en toda regla.

Ya te habías olvidado, pero no. Él no se cuida de los espurios trasuntos humanos. Su misión es lo primero, y ha de ejecutarla con toda la potencia de ladrido de la que es capaz.

Cuesta entender, esa es la verdad, a qué viene tanta fiereza y aspaviento. Aquí en Vilanova hay grandes mansiones de narcos peor defendidas. Ni siquiera hay motivos para pensar que la ruinosa vivienda pudiera tratarse en el fondo de un secreto almacén. Nadie, excepto el can, hace acto de presencia en el lugar.

Tal vez, dentro de su perruno entendimiento, se aferre a la creencia de obedecer a un destino superior, o en su defecto, a que alguien, en algún momento, reconozca su indubitable valía, y lo traslade allá donde en verdad esta pueda brillar en todo su esplendor. Quizás todas las noches, después de roer su sucio hueso medio putrefacto, sueñe con vigilar, enseñoreándose sobre las otras bestias de la creación, los jardines privados del palacio de algún futbolista champions, o, vestido de uniforme, poner patas arriba las maletas de una organización entera de malhechores; protagonista absoluto de los despegues y aterrizajes de un aeropuerto internacional.

Y sin embargo, y ahí está el enigma, este año, después de tantos y tantos veranos en el mismo plan, por primera vez, el brioso chucho, no media palabra. Se limita a mirar, sin soltar prenda.
Te ve pasar, y listo. Sus ojos se clavan en los tuyos, como demandándote esta vez él a ti un gesto, un ademán, un exabrupto, y eso es todo.

Tal vez se ha rendido. Tal vez ha desistido de su gloriosa empresa. Tal vez, digo solo tal vez, tenga miedo él también, quién lo diría, él también, al coronavirus. Y no tanto al coronavirus, como a lo que nos ha traído.

No ladra.

No, no ladra. Y no lo hace seguramente porque no avanzamos. El mundo no avanza, se ha salido de la vía. Como mucho la historia de la humanidad prosigue su camino, pero a pie, y deambulando desorientada.

No ladra. Y ni siquiera amaga con hacerlo.
Sus ojos se clavan en los tuyos, y eso solo desea, una aclaración. Un algo a lo que aferrarse. Una respuesta tranquilizadora que le permita volver a ser lo que siempre fue.

Como él, vivimos todos atenazados. Esperando por el día de la solución a este desafuero. Soñando con un pasado, aquel pasado nunca lo suficientemente valorado, en el que merecía la pena ladrar como un perdido.

Y entremedias, están los monos aulladores. ¡Qué prosaico!
Tan ajenos a los sufrimientos del mundo, como del mundo a sí mismos.

El viernes la ración de bicicleta, a la que retorné una vez solventados todos los contratiempos, y con las postillas derribadas de sus pedestales, ascendió a 17,49 kms, rodando primordialmente por las playas y el puente de la Isla, en 59:32.

Una fruslería, sí. Y como no produjo agujetas destacables, el sábado, por ayer, regresamos a escena.
De nuevo unos pobres 17,87 kms, en 01:01:50, por las playas y el puente también, pero que esta vez nos sirvió de puente de playa para encadenar un entreno pedestre como dios manda.

Fueron 7.65 kms a 43:12, que, aunque más lentos que otros días, llevaron al mismo crono, simplemente gracias a la oxigenación obtenida de la previa circulación menor ciclista.

Nótese que el aroma de barbacoa que nos persiguió durante todo el recorrido cabría, si acaso, considerarse un tercer mono. El mono de churrasco.
Afortunadamente, conseguimos superarlo, y dejarlo atrás.

En este país se vive bien y a lo grande, y siempre es año de nieves. Pazos, “casoplones” y chalets de piedra amurallados, se suceden, colocados a lo largo de la franja costera, de tres en tres, y de tres en raya. Todo aquí depende de la dosis de entusiasmo y las buenas venas del talonario.

Pero al fin correr es sólo eso, correr. Desplazarse en el tiempo y el espacio, desde tu sitio en el mundo hasta tu lugar en la vida. Y para el ciudadano de a pie, siempre con gran sacrificio.
No satisfacen, ni recompensan de nada, las cifras que vuelca el Ciripolen, pero ahí están. Nadie da más por menos. Y ya es bastante.

Un programa muy completo, y tanto que sí, pero que como aún estaba el sol alto en el cielo, o al menos a una altura de gálibo aceptable, nos permitió estirar el chicle hacia incluso un pequeño refrigerio natatorio.

Y por tanto, sin habérnoslo planteado, nos salió un triatlón desestructurado.

No es aconsejable el triatlón al atleta tripón, reza el dicho (apócrifo), pero, con ello y con todo, desafiando al frio del agua, que contrae fibras y tendones, con riesgo grave de rotura, y congela los vasos mayores, el tallo cerebral, los ganglios linfáticos, la hernia de hiato, el yunque y el martillo, nos arrojamos a las oscuras aguas de la ría.
Fue un baño de endorfinas, servidas on the rocks.

El resplandeciente disco solar yéndose a acostar tras las alargadas extremidades del Barbanza, le comía en la mano a la tierra, esclava de oro sobre un brazo de mar, entregando sus últimos destellos crepusculares, al tiempo con resignación, pero sin por ello perder ni un ápice de su majestuosidad.

Y mientras nadábamos, y con un ojo puesto en el horizonte, contemplábamos al fuego solar irse empequeñeciendo contra un enemigo menor, y sin embargo fuego amigo - ¡Necio incendio forestal! - pero firmemente decidido a abatirlo, cuando entró en escena alguien inesperado. Porque la playa era toda nuestra, pero, ese alguien, vino a discutírnosla.

Era sí, mon dieu, una señorita. De muy buen ver por cierto. Una muchacha que, viniendo ella también, de algún más que probable ejercicio físico o espiritual, moderado o no, terminaba su rutina con unos estiramientos, más artísticos que terapéuticos, ahora adentro, ahora fuera del agua… Y una lágrima cayó en la arena, que diría Peret.

Lo nunca visto. Y sin el sol mirando.

Dirigía yo la vista, la mía, ya no a la decadente opulencia del astro rey, ido de nosotros, monarca celestial caído en el océano del descrédito y el olvido, sino en busca de algún descoco furtivo en la inusual acompañante noctámbula que asistía a su sepelio.

Curvábase hacia adelante, cual arco guerrero, para luego apuntar una pierna o un brazo hacia el infinito, describiendo un trazo difuso, pero haciendo blanco en mí; mirón en remojo.

De músculos aterido y desarmado, un pellejo arrugado, todo lo más, teletrabajaba la mente.
¿Es eso de ahí un tatuaje o es que te alegras de verme?

Y cuando matogrosso y yo ya salíamos del agua, y tiritando nos refugiábamos en las toallas, la muchacha se zambulló, y con las mismas desapareció de nuestros radares.

¿Había sido una alucinación? ¿El holograma de una princesa Jedi? ¿La otra estrella binaria de Tattooine? ¿El canto del cisne de una espléndida sesión de monos aulladores?

Una gaviota kamikaze era todo lo que nos quedaba de cierto en aquel rincón apartado del mundo, en el que se encontraban la tierra y el mar, la noche y el día, la realidad y los sueños, el cansancio y el descanso.

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
cK13

Montañés
Montañés
26/11/15
0 Carreiras
1808 Posts
Caldas de Reis
Reply with quote Post Mon, 10 Aug 2020, 12:24
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Bonito relato. Gracias por ello Sr. Papaleguas
DoctorSlump

Foreiro Gatuno
Foreiro Gatuno
18/04/07
444 Carreiras
5650 Posts
CdA, Tomiño
Reply with quote Post Mon, 10 Aug 2020, 14:21
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Ahí tenías texto, ideas y calidad para repartir en varias entradas distintas y todas espléndidas.

Como el Ave Fénix resurjo de mis lesiones
freakyrunning

Maratoniano
Maratoniano
14/10/13
0 Carreiras
3496 Posts

Reply with quote Post Mon, 10 Aug 2020, 15:44
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Ahí está Papa. Tienes el prólogo perfecto de una apocalíptica. A partir de ahí Matogrosso y tú tenéis carta blanca: explosión nuclear, pincho alien en la nuca, o simios en caballo.

Solos, ambos. Los últimos hombres de la tierra en busca de una marisquería con menú del día a 12 pavos.

Al final os vais a apuntar todos a oír vinilos de Pink Floyd en Oblivion, con Tom, con una buena gorra de béisbol en la cabeza, y guardando camisetas de la media de Porriño de 2001.
Larpeirogorxon

Foreiro Xuvenil
Foreiro Xuvenil
15/08/13
50 Carreiras
252 Posts

Reply with quote Post Mon, 10 Aug 2020, 16:17
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Papa-Léguas escribió:
Afortunadamente tras rebatir sus múltiples objeciones conseguí que la denominación de origen “monos aulladores” fuera aceptada, no permitiendo que este desastroso año de pandemias y rebrotes de pandemias, se los llevase también por delante.

Pero, no. Claro que no. Por supuesto que no son los mismos de otros años.

Para empezar, no estamos doblando entrenos de running, y eso, por lo general, solía ser la clave de bóveda del método aullador. Que lloviera sobre mojado. Prohibido descansar. Y de paso jugar a la ruleta rusa con las lesiones


Esto de las nomenclaturas me mola. La frase subrayada es todo un torpedo a la línea de flotación simia (y a su bóveda). Cuéntanos más de los monos aulaldores Papá (tilde merecida después del ameno relato) queremos saber más de sus usos, costumbres y jurisprudencia.

Ese perro es fiel como el de Femón, y quizás como este, tenga razón a su huraña manera. O quizás simplemente esté poseído por el espíritu del mono aullador y doble labores de vigilancia con triple celo jugando a la ruleta rusa con la salud cardiovascular de los demás Wink

Respecto a la chica, apunta maneras de sirena yoguini haciendo el saludo a la luna.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Tue, 11 Aug 2020, 11:13
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

cK13 escribió:
Bonito relato. Gracias por ello Sr. Papaleguas
Gracias, pero todo se lo debo a mi elenco de "actores" Mr. Green

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.

Last edited by Papa-Léguas on Tue, 11 Aug 2020, 12:00; edited 1 time in total
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Tue, 11 Aug 2020, 11:27
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

DoctorSlump escribió:
Ahí tenías texto, ideas y calidad para repartir en varias entradas distintas y todas espléndidas.
Gracias Dani, sólo tú comprendes mi omnímoda genialidad...


Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Tue, 11 Aug 2020, 11:36
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

freakyrunning escribió:
Ahí está Papa.

Solos, ambos. Los últimos hombres de la tierra en busca de una marisquería con menú del día a 12 pavos.

Y que pague el cuñao... Smile

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.
Papa-Léguas

Super Veterano
Super Veterano
14/10/11
0 Carreiras
2264 Posts
Sparkland
Reply with quote Post Tue, 11 Aug 2020, 11:58
Post subject: Re: El Correo Papalegüense (edición online)

Larpeirogorxon escribió:

Ese perro es fiel como el de Femón, y quizás como este, tenga razón a su huraña manera.

Interesante dilema moral el del perro de Femón.

ganasdematar.blogspot....n.html?m=1

En mi opinión ambos chuchos asumen responsabilidades muy por encima de su remuneración, pero es el mundo en el que nos ha tocado vivir...
Muro

Esta publicación no es un juguete, no se la dé a niños menores de 100 años. No la arroje al fuego, ni aún vacía de contenido. En caso de intoxicación accidental acuda a la mayor brevedad posible al servicio de urgencias psiquiátricas más cercano.





You cannot post new topics in this forum
You cannot reply to topics in this forum
You cannot edit your posts in this forum
You cannot delete your posts in this forum
You cannot vote in polls in this forum
You cannot attach files in this forum
You cannot download files in this forum